“El despliegue adelantado de infraestructura compatible con la red 5G por parte de los adjudicatarios de bloques de la Banda 3.5 GHz, entre los que se encuentra no sólo Entel y Claro, sino además Movistar y otros operadores (VTR y Telsur), podría configurar un ilícito anticompetitivo exclusorio, en particular, por quienes tienen asignaciones de espectro de la Banda 3.5 GHz a nivel nacional, toda vez que contarían con una evidente ventaja irreplicable de iniciar el servicio 5G con antelación al resto de los competidores, según lo establecido en la Resolución Complementaria”, se indica en el documento firmado por abogados de Contreras Velozo. Leer más aquí